Quantcast
El tiempo en: Antequera
Jueves 11/08/2022  

Lo que queda del día

El rincón de pensar

Nos espera una temporada apasionante, coronada por las elecciones municipales. Como para no rendirse ante el murmullo de las olas y la brisa del atardecer

Publicado: 30/07/2022 ·
20:43
· Actualizado: 30/07/2022 · 20:43
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • El rincón de pensar
Autor

Abraham Ceballos

Abraham Ceballos es director de Viva Jerez y coordinador de 7 Televisión Jerez. Periodista y crítico de cine

Lo que queda del día

Un repaso a 'los restos del día', todo aquello que nos pasa, nos seduce o nos afecta, de la política al fútbol, del cine a la música

VISITAR BLOG

Cuando jugaba al fútbol, en el equipo de veteranos, había una especie de ritual que se iniciaba con la llegada de uno de nuestros jugadores al vestuario. Era Antonio, que iba pasando uno por uno dándonos la mano precedido de la frase: “Esto es gratis, señores”. Ya lo decía la canción compuesta por  Buddy DeSylva, Lew Brown y Ray Henderson en 1927 para el musical Good News (Buenas noticias): The best things in life are free (Las mejores cosas de la vida son gratis). Entre ellas, ir a la playa, que es donde cada agosto encuentro mi rincón de pensar. No es que le saque mucho provecho, pero también es gratis y ejerce cierta función liberadora entre los descansos de alguna lectura.     

Es una pena que los responsables -de arriba a abajo- de la campaña El verano también es nuestro no lo hayan puesto en práctica con antelación. Nos habrían evitado disquisiciones tan innecesarias a estas alturas del año. La primera, convencernos de que eso es una campaña del Ministerio de Igualdad y no un meme. La segunda, que lleguemos a la conclusión de que quienes han pergeñado la idea no han pisado una playa en su vida;  de haberlo hecho, sabrían que nadie tiene necesidad de reivindicar su trocito de verano ni sus nalgas, porque el verano, la playa, además de gratis, es un espacio de libertad y no una pasarela “estereotipada de los cánones de belleza femeninos” -no sé si cuentan los masculinos también-. Y tercero, porque con el dinero destinado a la campaña ni siquiera han sido capaces de convocar un casting o adquirir los derechos de las imágenes de las modelos que aparecen retratadas, para bochorno definitivo del personal y cachondeo irrefrenable en las redes, que es donde muchos han aprendido a configurar la realidad del presente.

Esto último, de hecho, lo de la realidad atrapada por las redes, es una de las cuestiones que los medios venimos sometiendo al rincón de pensar durante los últimos años, antes de que nos atropelle el reel que resumirá en menos de un minuto nuestra propia esquela. Lo ha contado estupendamente Ana Torres en un reportaje publicado en El País en el que se hace eco de un informe del Instituto Reuters y la Universidad de Oxford acerca de la vinculación de los jóvenes con los medios de comunicación. Lleva por nombre Digital News Report y ha sido elaborado a partir de casi cien mil entrevistas realizadas, fundamentalmente,  entre jóvenes de 46 países. En su conclusión alerta a los medios tradicionales del reto que supone atraer a las nuevas generaciones, así como conseguir que paguen por sus contenidos -esto todavía es complicado hasta entre los padres y los abuelos de esa generación-.

“Las redes sociales han reemplazado rápidamente a las webs de noticias como fuentes primarias para las audiencias jóvenes”, recoge el documento, en el que se subraya que el uso de TikTok como medio de información ha pasado del 3 al 15% en solo dos años, así como que esa tendencia parece complicada que vaya a revertirse. Peor aún, en palabras de Kirsten Eddy recogidas en el citado reportaje, y coautora del informe, no solo no se va a revertir, sino que tampoco hay esperanzas de que cuando estos jóvenes lleguen a una edad más adulta vayan a seguir la costumbre de sus padres.

En cualquier caso, hay otra cuestión de fondo que me parece más preocupante, porque no atañe directamente al futuro de los medios tradicionales, sino al de la sociedad en sí misma: un 39% de los jóvenes de entre 18 y 24 años dicen que prefieren utilizar como fuente de noticias Instagram, TikTok o Youtube, porque les resulta difícil entender el lenguaje de los medios. Les basta con el titular, con ir al grano, sin la disección ni la contextualización que después suplen con barbaridades cuando comentan los hechos desde sus perfiles.

No sé si es más agotador que deprimente, pero habrá que transformarlo en estímulo. Nos espera además una temporada apasionante, coronada por las elecciones municipales en mayo de 2023. Como para no rendirse en cuanto haya ocasión ante el murmullo de las olas y la brisa del atardecer, que también son gratis. Feliz verano.

TE RECOMENDAMOS